Dieta en la diabetes gestacional

En esta oportunidad le hablaremos sobre una de las patologías más comunes en todo el mundo durante la etapa del embarazo, se trata de la diabetes gestacional, una enfermedad que solo es desarrollada por las mujeres cuando han quedado en estado de embarazo.

Como un tipo de diabetes que es, es de vital importancia que la paciente que presente esta problemática cuide en muy buena manera su alimentación. Por esta razón en el presenta apartado trataremos todo sobre la dieta que debes implementar en el caso  de padecer de diabetes gestacional.

¿Qué debes saber sobre la diabetes gestacional?

Para saber a qué tipo de alimentación debe recurrir una mujer que padezca esto, primero debemos conocer cómo funciona la diabetes gestacional. En este sentido, tenemos que se trata de una patología que logra presentarse en algunas mujeres hacia la etapa final de su embarazo.

Entonces, debido a la gran cantidad de cambios hormonales que presenta el cuerpo de la embarazada se presenta una incapacidad de la insulina en poder llevar la glucosa contenida en la sangre hasta las células para ser convertidas en energía.

Esto genera una elevación bastante considerable en los niveles de azúcar en la sangre. Hay mujeres que no tienen ningún tipo de problemas para crear una mayor cantidad de insulina que contrarreste dicho efecto. Sin embargo, existen un considerable número de embarazadas donde esto último no es posible, es allí cuando se estima que la mujer está sufriendo de diabetes gestacional.

Ciertamente, La diabetes gestacional o de embarazo es una patología leve comparándola con los otros tipos de diabetes. Sin embargo, es de vital importancia que las pacientes con este tipo de enfermedad tengan una alimentación sana y equilibrada, la cual les permita sobrellevar este tipo de diabetes.

¿Cuál es la mejor dieta cuando se padece de diabetes gestacional?

Primero que nada, debemos aclarar que las recomendaciones sobre la alimentación que daremos a continuación, están dirigidas hacia las mujeres embarazadas con diabetes gestacional que no necesiten suministrarse insulina.

En este sentido, se debe saber que todos los factores juegan un papel importante. Es decir, que desde el mismo momento en el cual compramos el producto debemos fijarnos muy en la etiqueta del mismo, para así poder escoger opciones que tengas contenidos nutricionales mucho más saludables que otros.

En el caso de que la paciente sea vegetariana, se debe recurrir a un especialista en nutrición y dietética, para así poder garantizar que se cumpla con una alimentación sana que verdaderamente cubra las demandas energéticas tanto de la madre como del bebé que se está formando en su interior.

Ahora bien, en líneas generales las embarazadas que padecen de diabetes gestacional deben mantener una alimentación rica en verduras enteras y frutas. De igual manera se recomienda ingerir cantidades moderadas de grasas saludables y proteínas magras.

Como es de suponerse, se debe evitar la ingesta de alimentos que contengan gran cantidad de azúcar, tal como es el caso de las llamadas “bebidas gaseosas” así como también todo tipo de pasteles y los jugos de frutas naturales, los cuales deberán prepararse sin agregarle azúcar.

También se recomienda tener mucha moderación con alimentos comprendidos como granos enteros como es el caso de los cereales, el arroz, la pasta, el pan, y verduras con alto valores de almidón como es el caso de la yuca, el maíz y las arvejas.

Es muy importante que cuando se sufre de diabetes gestacional la embarazada tres comidas fuertes y al menos dos meriendas o refrigerios diariamente. Es crucial que no se salten ninguna de las comidas ni los refrigerios, así como también es vital que se mantengan tanto la cantidad como los tipos de alimentos, es decir, proteínas, grasas y carbohidratos todos los días. Esto debido a que es un factor que ayuda a mantener regulados los niveles de azúcar en la sangre.

¿Cómo consumir cada tipo de alimento en la dieta de la diabetes gestacional?

Para tener una visión clara de cómo podemos construir una dieta sana en el caso de que se sufra de diabetes gestacional, aquí te presentamos una explicación conforme a cada tipo de alimentos.

GRANOS, VERDURAS Y LEGUMBRES que contienen ALMIDÓN: Sobre este tipo de alimentos se ha generado gran controversia, pues siempre se tiene la duda sin son perjudiciales o beneficiosos para controlar la glucosa en la sangre.

Ahora bien, primero que nada con respecto a este tipo de alimentos es importante optar por aquellos que tengan un alto valor nutricional. En este sentido, se recomiendan los granos integrales esto debido a que contienen un mayor contenido en minerales, vitaminas, fibras y fitoquímicos.

Cuando se vaya a optar por ingerir un alimento que contenga almidón es importante que no se traten de artículos elaborados a base de harinas procesadas, más aún cuando se trate de alguno al cual se le ha agregado una considerable cantidad de azúcar. Si resulta irresistible, entonces debe reservarse para alguna ocasión especial en la cual darse dicho gusto, pero no constantemente.

Es importante consumir diariamente unas 6 porciones de este tipo de alimentos, tomando en cuenta que una porción de éstos es el equivalente a: 28 gramos o 1 onza de cereal listo para ser consumido; 105 gramos, o media taza de arroz o pasta cocida; una rebanada de pan o un panecillo inglés.

Preferiblemente, se recomienda consumir alimentos que sean más ricos tanto en minerales, fibras y vitaminas como en carbohidratos saludables tales como lo son: los cereales integrales, granos enteros como la avena y la cebada, panes o galletas integrales, legumbres, verduras almidonadas como el maíz y la arveja y la pasta de trigo integral.

De igual manera, se recomienda la implementación de harinas integrales tanto para cocinar como para hornear, así como también consumir panes que se bajos en grasa como lo son el pan de pita, las tortillas y los panecillos ingleses.

CARBOHIDRATOS: Este tipo de alimentos es el que está formado en su constitución química por moléculas de oxígeno, hidrógeno y carbono. Su principal función alimenticia es la de ayudar en la ganancia y almacenamiento de energía, ayudando en especial al sistema nervioso y al cerebro.

Ahora bien, por medio de una enzima llamada amilasa se logra que la molécula de hidrato de carbono se pueda descomponer, permitiendo de esta manera que el organismo pueda utilizarlo a manera de combustible.

Se debe tener mucha atención con el tema de este tipo de alimentos, puesto que los mismos tienden a elevar en gran medida el nivel de glucosa en la sangre. Ahora bien, tan solo es cuestión de tener conciencia sobre la cantidad adecuada de carbohidratos que se puede comer sin que esto nos afecte. Ya que suprimir este tipo de alimentos al cien por ciento tampoco es recomendable.

En este sentido, es importante que este tipo de alimentos constituya al menos el 50 por ciento de las calorías que consume diariamente la embarazada con diabetes gestacional.

No todos los carbohidratos son desfavorables, sin embargo,  la mayoría se encuentran en alimentos elaborados con azúcar o con bastante  porcentaje de almidón. Como ejemplos de estos tenemos todo lo que son los caramelos, las gaseosas, galletas, yogur, el maíz, guisantes, pasta, arroz, cereales entre otros, siendo más reducido el número de los carbohidratos integrales son una opción bastante favorable por ser muy ricos en fibra.

Es importante saber que usted puede aprender a contar la cantidad de carbohidratos que se encuentran en los alimentos. En este sentido, la idea es que si usted padece de diabetes gestacional, pueda contabilizar la cantidad de carbohidratos que se encuentra contenida en los alimentos que consume a diario.

HORTALIZAS, VERDURAS Y FRUTAS

Diversos estudios realizados han comprobado que la inclusión de vegetales no almidonados en la dieta de los pacientes con diabetes es realmente beneficiosa. Esto se debe a que este tipo de alimentos son una fuente importante de minerales, fibra, vitaminas, agua y fitonutrientes de forma natural.

De hecho según el color que muestren las verduras se pude decir que funcionan de una respectiva manera. Por ejemplo, las que se muestran con un color verde oscuro, como el caso del brócoli, espinaca, berzas o coles verdes y coles rizadas, son muy ricas en nutrientes, y lo mejor de todo es que por el contrario, son bajas en carbohidratos y calorías.

La mejor manera de controlar el peso y estabilizar los niveles de azúcar en la sangre es haciendo que las frutas y verduras sean un elemento principal en tu alimentación. De hecho organizaciones como el Departamento de la Agricultura de los Estados Unidos proponen una serie de recomendaciones donde se pone de manifiesto que en cada comida que comamos las verduras deben constituir por lo menos la mitad de dicho plato, acompañado de las respectivas proteínas o granos que ocupan un cuarto del plato y el cuarto restante puede ser un carbohidrato.}

Los especialistas manifiestan que entre más verduras de colores adornen tu plato mayor en el porcentaje de nutrientes.  En este sentido, todo lo que las verduras de color verde, amarillo, naranja y rojo son muy ricos en carotenoides.

Los carotenoides cumplen la función de optimizar la salud cardiovascular, lo cual ayuda a controlar lo viene a ser el colesterol malo, siendo verdaderamente beneficiosos para la vista. Otro elemento importante contenidos en estos alimentos son los polifenoles, los cuales son excelentes activando el sistema inmunológico de nuestro cuerpo. Esto no beneficia en gran medida, pues nos protege de todo lo que son las bacterias y los virus.

Enfocado en mujeres con diabetes gestacional, las verduras son muy buenas porque tienen la capacidad de controlar los niveles de glucosa en la sangre, así como también prevenir la diabetes tipo 2. Esto debido a que según diversos estudios realizados la fibra soluble que integra las frutas y los vegetales tiene la capacidad de retrasar la asimilación de azúcares.

Con respecto a las verduras y hortalizas, en el caso de una paciente de diabetes gestacional, se recomienda consumir de 3 a 5 porciones diariamente. Esto teniendo en cuenta que una porción equivale a: 34º gramos, o una taza de hortalizas que tengas hojas de color verde; 255 gramos o 3 cuatros de taza  de jugo de alguna verdura en específico;   Una taza, o 34º gramos de alguna hortaliza de hoja verde cruda o cocidas.

Siempre busca optar por ingerir verduras frescas, o en el caso de que sean congeladas, procurar que no contengan grasas, salsas o sal agregada, pues estaría contrarrestando sus cualidades beneficiosas.

Procura siempre buscar hortalizas que sean de color verde oscuro y amarillo intenso, tales como es el caso de la lechuga romana, las zanahorias, el brócoli, los pimientos, la espinaca entre otros…

Para el caso de las frutas, se recomienda comer de 2 a 4 porciones al día, teniendo en cuenta que una porción equivale a una naranja, una manzana, un plátano o una banana; una porción también sería unos 170 gramos o una taza de fruta picada bien sea cocida, congelada o enlatada.

Los doctores recomiendas en el caso de las mujeres con diabetes gestacional la ingesta de frutas enteras en lugar de los jugos. Esto debido a que la fruta en su estado más natural contiene mayor cantidad de fibra que cuando ya es procesada.

De igual manera, también se recomienda optar por frutas cítricas, como lo son las mandarinas, toronjas o naranjas. Así mismo, también es bueno tomar unos 180 mililitros, 3 cuartos de taza de jugo de fruta sin agregarle azúcar.

PROTEINAS

En el grupo de las proteínas tenemos todo lo que son las carnes, huevos, nueces, frijoles secos y el pescado. Es importante consumir de 2 a 3 porciones al día, teniendo en cuenta que una porción equivale a: Unos 170 gramos o media taza de frijoles; de 50 a 90 gramos de carne de res, es decir de 2 a 3 onzas de carne de res, ave, o pescado cocido; también una porción puede ser un huevo o 2 cucharadas, es decir, unos 32 gramos de mantequilla de maní.

LECHES Y PRODUCTOS A BASE DE LACTEOS

Para el caso de este tipo de productos se recomienda consumir unas 4 porciones al día de productos que hayan sido descremados o bajos en grasas. Entonces tenemos que una porción equivale a: Unos 45 gramos o 1 y media onza de queso natural; 240 mililitros o una taza de yogurt o leche; 60 gramos o 2 onzas de queso procesado.

Cabe destacar que siempre se debe optar por opciones bajas en grasas. Por ejemplo, la leche o el yogurt deben ser descremados. En este sentido, también es importante evitar yogurt azúcar o edulcorantes artificiales.

Este tipo de productos no se pueden dejar de lado en la dieta de pacientes con diabetes gestacional, puesto que son una gran fuente de fósforo, calcio y proteína, siendo esto muy beneficioso para el niño que viene en camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *